Estar solo ante una enfermedad o la muerte es algo que ningún ser humano debería tener que soportar. Sin embargo, cuando la epidemia de COVID-19 sumió al mundo en el miedo y forzó a muchas personas a separarse de sus familiares, esto se convirtió en una triste realidad.

El 13 de marzo del 2020, el Gobierno del Reino Unido prohibió las visitas a los hospitales para frenar la propagación del coronavirus y proteger a las personas más vulnerables. Sin embargo, esta medida aumentó el sufrimiento de los enfermos, que se quedaban sin el amor y el apoyo de sus familiares y amigos.

Louise Rose, profesora de enfermería de cuidados intensivos en el King’s College de Londres, y el Dr. Joel Meyer, médico de cuidados intensivos en los hospitales Guy’s y St Thomas’, veían con desesperación cómo morían pacientes aislados, inconscientes y conectados a respiradores en las UCIs.

Esto les hizo entender los terribles efectos que tenían las restricciones de las visitas para pacientes, familiares y personal sanitario. También comprendieron que la forma de traer algo de consuelo era a través de la informática.

Profesora Louise Rose

Profesora Louise Rose (foto: Sunnybrook Health Sciences Centre)

"Necesitábamos una solución que permitiera a los miembros de una familia despedirse de un ser querido que se está muriendo, pero también pasar tiempo junto a un familiar enfermo, al menos virtualmente", explica la profesora Rose.

"Los pacientes a los que atendemos en la UCI normalmente están sedados y no están conscientes. Cuando se despiertan, se sienten muy angustiados al no poder hablar con sus seres queridos. Y cuando no pueden contarnos mucho acerca de sí mismos, necesitamos a su familia para conocer detalles de su historial".

"Las llamadas de teléfono son útiles, pero poder verse es muy importante".

Para conseguirlo, la profesora Rose y el Dr. Meyer necesitaban urgentemente una aplicación diseñada específicamente, hardware y una implementación.

La profesora Rose se acordó de un hombre al que había conocido el mes anterior y que podría darles algo de esperanza.

Michel Paquet

Michel Paquet

Lo necesitamos para ayer

Michel Paquet, consejero delegado de la empresa canadiense de salud online Aetonix, visitó St Thomas’ Hospital en febrero para mostrar el funcionamiento de su aplicación aTouchAway, que en ese momento se presentaba como una herramienta de comunicación virtual bilateral diseñada para conectar a los pacientes que residían en su casa con sus respectivos médicos.

La profesora Rose pronto se puso en contacto con él. "Me llamó y me dijo ‘Esto es lo que está ocurriendo y es una situación totalmente nueva. Creemos que podría ayudarnos porque hemos visto lo que puede hacer’", explica el Sr. Paquet.

Tuvieron una reunión y, durante dos horas, la profesora Rose, el Dr. Meyer y el Sr. Paquet estudiaron cómo rediseñar y reprogramar la aplicación para que funcionara como una plataforma segura de visitas virtuales basada en la nube. Debía ser fácil de usar en unas UCIs desbordadas, totalmente segura y fiable, y permitir la comunicación mediante mensajes de texto y a través de videollamadas con tres participantes a la vez.

Así nació la iniciativa Life Lines.

El Sr. Paquet estaba terriblemente asustado. Su trabajo como profesional de la informática consiste en hallar soluciones rápidas, pero la rapidez que requerían en Life Lines era extraordinaria.

"El Dr. Meyer me dijo ‘Vamos a hacer esto y lo necesitamos para ayer’", comenta.

Por supuesto, como emprendedor, aceptas. Pero después te vas a tu casa y piensas: "Solo voy a dormir una hora diaria los próximos tres meses".

También se sentía motivado por su propia experiencia; cuando su padre falleció, pudo estar con él.

Al igual que hicieron otros muchos profesionales de la informática en todo el mundo en el 2020, el Sr. Paquet aceptó el desafío. Algunos días después del anuncio del Gobierno, comenzó una breve fase de pruebas de la solución aTouchAway.

"En dos semanas, habíamos desarrollado la solución de visitas virtuales personalizadas, asegurado el suministro de tablets, recaudado un millón de libras para pagar los tablets y el software, y comenzado a distribuirlos en hospitales de todo el Reino Unido", comenta la profesora Rose.

La primera visita virtual tuvo lugar en la UCI del hospital St Thomas, el 25 de marzo.

Después, como dice el Sr. Paquet, "las visitas aumentaron a una velocidad de vértigo".

Alcance de la primera fase de visitas virtuales a nivel mundial

Auténtica colaboración basada en el altruismo

Esta iniciativa fue como un rayo de luz en los tiempos más oscuros del COVID. Pronto, Life Lines contó con el apoyo logístico y financiero de organismos del servicio nacional de salud, de redes clínicas, organizaciones filantrópicas y partners del sector, como British Telecom y Google.

Solo en el primer mes, se entregaron más de 1000 dispositivos Android a aproximadamente 150 hospitales del servicio nacional de salud. A día de hoy, estos tablets han permitido hacer más de un millón de minutos de llamadas desde 180 hospitales del Reino Unido a seres queridos de todos los lugares del mundo y han llevado a los pacientes amor, esperanza y comunicación.

El Sr. Paquet aún se está recuperando del esfuerzo.

"Conseguir esto no fue una tarea fácil. Normalmente, Aetonix incorpora uno o dos clientes a la semana, pero tuvimos que integrar a 172 organizaciones en solo unas semanas. Fue una auténtica locura".

A pesar de sus 35 años de experiencia en gestión de proyectos informáticos, nunca había visto un equipo movilizarse tan rápidamente. Afirma que le sorprendió de lo que es capaz un equipo diverso con un objetivo preciso.

"Para mí fue espectacular. Los profesionales de la informática saben que los proyectos suelen tardar meses".

Empiezas a darte cuenta de que el mundo puede cambiar en cuestión de horas, cuando es realmente necesario.

King´s College Hospital

Seguridad, simplicidad y escalabilidad

Como en todas las implementaciones informáticas a gran escala, siempre hay que afrontar retos.

"Las unidades de cuidados intensivos tienen necesidades específicas", explica la profesora Rose.

"Nuestros pacientes no pueden hablar, normalmente no están conscientes y no pueden usar su móvil. Y nuestro personal está muy ocupado y enfundado en EPIs. Necesitábamos una solución de visitas virtuales lista para usar, que se pudiera entregar a los equipos de UCI para que la activaran simplemente introduciendo un código de cuatro dígitos".

De la noche a la mañana, el Sr. Paquet tuvo que pedir al equipo de Aetonix que hicieran lo que los profesionales de la TI de todo el mundo hacen a diario: auténticas proezas técnicas para asegurarse de que los productos resulten fáciles de usar para todo el mundo.

La solución aTouchAway se adaptó rápidamente para que todos los pacientes tuvieran uno o varios contactos familiares de confianza que pudieran recibir videollamadas en sus smartphones después de registrarse como usuarios de la aplicación. Mientras tanto, el personal de las unidades de cuidados intensivos podía usar la aplicación a través de una solución instalada en dispositivos Android que se activaba con un solo toque.

Por motivos de privacidad, el Sr. Paquet tuvo que adquirir servidores en el Reino Unido y colaborar con los departamentos de informática de todo el país para asegurarse de que los tablets podían funcionar sin poner en riesgo la seguridad.

Para mayor tranquilidad y para proteger la confidencialidad de los pacientes, los mensajes de aTouchAway se cifraban, y se definió un periodo de caducidad de 72 horas para todas las imágenes, vídeos y documentos.

Además, para garantizar la fiabilidad de las conexiones, todos los tablets estaban equipados con 4G.

A pesar de las soluciones informáticas encontradas, al Sr. Paquet le preocupaba que su producto no fuera suficiente para responder a la propagación del COVID-19, ya que las UCIs se saturaban y el número de solicitudes de videollamadas se disparaba.

"Las memorias de los servidores estaban llegando al límite… Eso nos preocupaba mucho".

"Pero contábamos con una buena infraestructura. Llegó un momento en que se hacían unas 5000 llamadas a la semana".

En cuatro semanas, se habían facilitado más de 1000 tablets a más de 150 hospitales

Una experiencia impresionante

Pronto surgieron muchas historias de reencuentros.

"Conocimos casos de personas que abrieron los ojos cuando escucharon las voces de sus nietos o que pudieron ver a su perro en la pantalla y eso les reconfortó. También nos llegaron historias de pedidas de matrimonio virtuales, oímos canciones y rezos junto a las camas de los pacientes", recuerda la profesora Rose.

Lisa Anne Fowler

"Algunas familias estaban sometidas a un tremendo estrés. Estaban muy angustiadas. Retomar el contacto y poder ver a su ser querido incluso en el momento final de la vida fue una experiencia impresionante".

Antes de la pandemia, nunca habíamos sido capaces de hacer que los pacientes sintieran que estaban junto a sus seres queridos. Para muchos, la compañía de sus seres queridos era lo único que podía ayudarles a aferrarse a la vida.

Lisa Anne Fowler fue una de estas personas.

Justo antes de las navidades del 2020, recibió una llamada en la que le comunicaban que su hermano se había caído por las escaleras de su casa de Londres y se había roto el cuello, lo que le había provocado una parálisis. Desde su cama en la UCI del St George’s Hospital de Londres, tuvo que hacer frente solo a su nueva realidad.

La Sra. Fowler no podía viajar a Londres ni visitar a su hermano en el hospital. Aunque podía hablar por teléfono con los médicos, para ella era desesperante no poder ver a su hermano.

Entonces alguien le habló de la aplicación aTouchAway. La primera vez que lo vió se quedó muy impactada, pero con el tiempo su estado de salud fue mejorando y ella esperaba con impaciencia el momento de su próxima cita, e incluso podía programarlas con antelación.

"Aunque le administraban mucha medicación, podía hablar conmigo y yo podía ver cómo estaba. La diferencia era enorme", comenta. "Me siento muy agradecida por haber tenido esta tecnología que nos permitió hablar mediante videollamadas durante esa época tan terrible para nuestra familia. Nunca podré agradecerlo lo suficiente".

"Fue increíble porque, hace solo unos años, esto no hubiera sido posible".

Mensajes

Emma (no es su nombre real) pasó seis semanas ingresada en la UCI tras contraer el COVID-19. Está convencida de que la aplicación de visitas virtuales le salvó la vida.

"Viví una auténtica pesadilla —afirma—. Cuando desperté del coma, estaba aterrorizada y lo único que quería era tener a mi familia a mi lado. Life Lines me dio un poco de tranquilidad porque fue la única vía de comunicación que tuve con mi marido y mi hermana".

"Pasé momentos terribles, en los que sentía que no quería seguir. Me fallaban las fuerzas. Cuando escuché a mi marido y a mi hermana decirme ‘Tienes que salir adelante por nosotros’, eso me dio fuerzas para seguir luchando por mi vida".

Próximo objetivo

Próximo objetivo

Aunque la presión hospitalaria por la pandemia está disminuyendo en el Reino Unido, el proyecto Life Lines apenas acaba de comenzar.

Todos los tablets donados a las UCIs seguirán en los hospitales para permitir el contacto con los seres queridos que, por algún motivo, no puedan estar juntos.

La plataforma aTouchAway también se va a implementar en otros servicios, como el de cuidados paliativos. Además, se está estudiando la posibilidad de usarla como herramienta para proporcionar sesiones de fisioterapia, rehabilitación y recuperación en su domicilio a pacientes que han estado en cuidados intensivos.

La pandemia requería un avance tecnológico y los profesionales de la informática respondieron a la llamada. Sus conocimientos lograron que Life Lines cambiara la vida de millones de personas en todo el mundo.

El Sr. Paquet describe esta experiencia como un privilegio que también les ha marcado para siempre a él y a los miembros de su equipo.

Los miembros de mi equipo están muy orgullosos de lo que han conseguido. Sus logros se mantendrán para siempre.

"Se requiere un gran esfuerzo, coordinación y paciencia. Y también hay que dejar de lado la frustración para que el proyecto salga adelante".

A nivel personal, el Sr. Paquet afirma que está feliz de haber podido dar un buen ejemplo a sus cuatro hijos.

"De lo que más orgulloso me siento es de poder mostrar esto a mis hijos. Decirles que no existen límites para lo que podemos hacer.

No se trata de dinero, sino de hacer lo correcto.

Sin duda, es el logro más importante de mi carrera. He cambiado la vida de muchas personas. Eso te marca para siempre".

Donar a Life Lines

Da las gracias a un impulsor de cambios que conozcas

Los equipos de informática hacen cosas extraordinarias todos los días. Puedes ayudarles a tener el reconocimiento que se merecen. Crea un mensaje de agradecimiento personalizado y compártelo con el hashtag #Leaptakers o por correo electrónico.

Crea y comparte
Dar las gracias a un impulsor de cambios

Novedades de Enterprise

Mantente al día con el boletín informativo de Chrome Enterprise

* Obligatorio

Escribe tu nombre.

Escribe tus apellidos.

Escribe una dirección de correo electrónico válida.

Escribe el nombre de tu empresa.

Escribe tu cargo.

Esta información es obligatoria porque nos permite dirigir tu solicitud en función del sector en el que trabajes.

Selecciona un país.

Este campo es obligatorio.

Al enviar este formulario, acepto compartir mi información personal y entiendo que la información que facilite estará sujeta a la Política de Privacidad de Google.

Gracias por ponerte en contacto con nosotros.

Hemos recibido tu solicitud.

Forma de fondo
Aquí tienes algunos temas que podrían interesarte:
Conecta con nosotros

Sigue Chrome Enterprise en LinkedIn para estar al tanto de las últimas noticias.

Síguenos
Prueba Licencia de Chrome Enterprise

Gestiona los dispositivos Chrome OS de tu organización de forma sencilla y segura con una prueba de 30 días sin coste económico.

Registrarme